Tratamiento de la aplv en lactantes alimentados con lactancia materna

Tiempo de lectura

3

Tiempo de lectura

3

La leche materna es el mejor alimento para el lactante

La leche materna es el mejor alimento para el lactante, de forma que todas las recomendaciones actuales abogan por mantener la lactancia materna tras el diagnóstico de APLV si la madre así lo desea, ya que los beneficios superan ampliamente a los riesgos.

Podemos diferenciar dos grupos de lactantes con lactancia materna y APLV: por un lado, los que desarrollan síntomas con LM exclusiva, produciéndose una sensibilización a PLV a través de la leche materna y un segundo grupo, en el que la sintomatología clínica se inicia tras la introducción de la fórmula para lactantes.

Tratamiento APLV con la fórmula para lactantes

En el caso de lactantes que desarrollan los síntomas con la introducción de la fórmula, se recomienda o bien utilizar una fórmula hidrolizada o bien, mantener la lactancia materna de forma exclusiva. En este caso, no suele ser necesario que la madre siga ningún tipo de dieta restrictiva.

Tratamiento APLV con leche materna

Por el contrario, cuando la sensibilización se ha producido con LM exclusiva a través de la leche materna, será necesario que la madre siga una dieta exenta en PLV. Una vez excluidas las PLV de la dieta materna, los síntomas remiten en un tiempo variable, en función del cuadro clínico, habitualmente entorno a una semana. Se necesitan unos días para que la leche materna esté completamente exenta en PLV ingeridas a veces unos cuantos días antes.

La reaparición de los síntomas a pesar de la dieta restrictiva materna puede ser debida a una transgresión en la dieta -en ocasiones no evidente al ingerir alimentos procesados o cocinados fuera del domicilio- o bien porque haya sensibilización a otros alimentos como la soja o el huevo. En caso de sospechar esta sensibilización, también debe sugerirse su retirada. Algunas madres pueden tener dificultades para realizar dietas demasiado restrictivas y excepcionalmente puede ser un motivo de abandono de la LM. En este caso, tendríamos que indicar una fórmula extensamente hidrolizada para la alimentación del lactante.

Desde el punto de vista de la prevención y tratamiento de la APLV en bebés con antecedentes familiares o factores de riesgo, no se recomienda restricción en la dieta materna ni durante el embarazo ni durante la lactancia con el fin de evitar la posibilidad de APLV. Tampoco hay suficiente evidencia científica para indicar la introducción de una fórmula mediante preparados extensamente hidrolizados en lactantes que tienen riesgo de sensibilización alérgica.

Bibliografía

Atanaskovic-Markovic M. Refractory proctocolitis in the exclusively breast-fed infants. Endocr Metab Immune Disord Drug Targets. 2014; 14(1): 63-6.

Espín Jaime B, Díaz Martín JJ, Blesa Baviera LC, Claver Monzón A,  Hernández Hernández A, José Ignacio García Burriel JI,  et al.  Alergia a las proteínas de leche de vaca no mediada por IgE: documento de consenso de la Sociedad Española de Gastroenterología. Hepatología y Nutrición Pediátrica (SEGHNP), la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPAP), la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) y la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) In Anales de Pediatría. 2019;90(3):193– 1.

Koletzko S, Niggemann B, Arato A, Dias JA, Heuschkel R, Husby S, et al European Society of Pediatric Gastroenterology, Hepatology, and Nutrition. Diagnostic approach and management of cow’s-milk protein allergy in infants and children: ESPGHAN GI Committee practical guidelines. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2012; 55(2): 221-9

¿Quieres recibir Producto Novalac
para evaluación profesional?